El primer paso está hecho, la asamblea del estado de California votó para exigir a UBER junto con algunas empresas de la economía colaborativa como Lyft a contratar formalmente a sus conductores, esta iniciativa está siendo respaldada por el senado y muy pronto llegará a las manos del gobernador Gavin Newsom, con su firma pasaría a ser ley.

La votación fue muy dispareja, con 56 votos a favor y 15 en contra dieron formal victoria a los trabajadores independientes y dieron un golpe al hígado a las compañías de tecnología (que no están muy de acuerdo con esta propuesta).

En el presente UBER coloca a todo aquel que trabaja con la aplicación como trabajador independiente, lo que les da el derecho a no pagar salarios fijos ni prestaciones las cuales si les corresponderian si tuvieran un contrato, así como seguro médico o días de vacaciones.

Si todo sigue igual, el documento aprobado por las cámaras de la legislatura estatal entraría en vigor el 1 de enero de 2020, esto introducirá cambios legales que dificultan mucho que estas empresas puedan seguir considerando a sus choferes como contratistas “independientes”.

¿Crees que en MÉXICO puedan hacer parecido?

Comenta en la parte de abajo.

Pin It on Pinterest